¡El bikini me lo pongo yo!

De vacaciones a la playa, que rico, el sol, la arena, la brisa fresca del mar, relajarse y disfrutar. Esos deberían ser los pensamientos cuando se va de paseo a la playa, pero para una mujer insegura o socialmente dañada lo primero que empieza a pensar es: ¨¿cuál bikini me pongo?¨.  

¨Este no porque se me salen los rollitos, este menos porque se me ven las estrías del estómago, este hace que mis pechos se vean muy pequeños, este no, este no, este no…¨

Porque eso es lo que nos muestran las redes sociales, ¿cierto?, que para usar un bikini en la playa se debe de tener un cuerpo escultural, sin estrías, pechos grandes pero tampoco demasiado, una buena cintura, piernas largas y delgadas, caderas y muchas expectativas más que parecen imposibles de alcanzar. ¿Porque saben qué? Justamente eso, son imposibles de alcanzar. No existe el cuerpo perfecto, lo que vemos en las redes sociales es falso y ya es tiempo de que las mujeres dejen de compararse con lo que ven en internet.

Es necesario que se haga un par de preguntas. ¿Cuándo se ve al espejo y ve algo que no le agrada, no le agrada porque se está comparando con alguien más o porque realmente a usted no le agrada?, ¿cuándo empieza una dieta o ejercicios lo hace pensando en su salud o porque no le gusta su físico?, ¿cuándo elije no usar cierto bikini lo hace porque de verdad no se siente cómoda en él o por miedo a lo que podrán decir las personas sobre su cuerpo?

La salud física es muy importante claro, tener una alimentación balanceada y hacer ejercicio es necesario, pero en esta rutina diaria no olvide su salud mental y aún más su salud emocional. No permita que una o dos piezas de tela decidan sobre usted. No permita que la sociedad, el internet o las fotos editas en las redes sociales le digan cuál bikini debe usar. Póngase usted el bikini, con el que usted se sienta cómoda, pero póngaselo y vaya disfrute del mar, de la brisa, de la arena, de la vida, no deje de vivir y admirar su cuerpo por estar comparándolo con otros. Sobre todo, no desperdicie un día de libertad y alegría atada a pensamientos negativos que usted se ha creado o le han obligado a crearse.

Complejos tenemos todas, pero los complejos existen porque aún no entendemos que todo eso que no nos gusta es normal en un cuerpo.

Las estrías son normales.

Las cicatrices son normales.

La piel caída es normal.

Las manchas en la piel son normales.

Los pechos caídos son normales.

Las celulitis son normales.

Los rollitos son normales.

Recuerde, usted es edición limitada, ame cada parte de su cuerpo que es única.

Por favor memorice esto y dígalo frente al espejo todos los días: No soy perfecta, pero soy suficiente.

Ellas se pusieron el bikini. ¿Y usted?

Autora: Fany García

Did you like this? Share it!